Estás aquí
Home > CRÍTICAS > JÓVENES OCULTOS de Joel Schumacher (1987)

JÓVENES OCULTOS de Joel Schumacher (1987)

JÓVENES OCULTOS de Joel Schumacher, 1987

¿Quién no quiere vivir para siempre? ¿Acaso el sueño de una juventud eterna e imperecedera no ha sido siempre motivo de atracción? Sin embargo hay veces que los sueños de los niños no llevan al país de Nunca Jamás, sino al mismísimo abismo.Como en JÓVENES OCULTOS de Joel Schumacher.

Situándonos en plenos años ochenta el director nos ofrece una cinta en que la visión del vampirismo retoma una perspectiva rebelde y joven, agresiva  y muy individualista hilvanada y encabezada por dos jóvenes hermanos Michael (Jason Patric) y Sam (Corey Haim) quienes arrastrados por el divorcio de su madre Lucy (Dianne Wiest) , deciden mudarse con un abuelo hippie y comenzar una nueva vida, con tan mala suerte que el lugar elegido no es otro que Santa Carla, la “capital criminal del mundo” y también por supuesto, de los vampiros.

JÓVENES OCULTOS
Cuando tu propio hermano se ha convertido en un vampiro…Y encima tu madre se entera

A veces la naturaleza guía el instinto de supervivencia en todos los seres ya sean vivos o no, y los vampiros no son un caso a parte y en este caso el dicho de “evoluciona o muere” se queda en algo más que palabras para una panda de jóvenes vampiros moteros que se alejan del estereotipo anterior un tanto sobrio y solemne con el que el cine nos había siempre regalado la vista y había pintado a la figura del vampiro para dar paso a una nueva generación vampírica sumida en el caos y la rebeldía.

Los vampiros no brillan. Queda claro, ¿no?
Los vampiros no brillan. Queda claro, ¿no?

Y es que las pandillas rebeldes, las cazadoras de cuero y el Rock and Roll se hacen inherentes en este film en el cual Schumacher juega en cierto modo a insinuar más que a enseñar, ya que no esperéis sangre a raudales, colmillos en cada escena u otros clichés del cine de vampiros, eso sí, en JÓVENES OCULTOS  los vampiros duermen boca abajo, colgados como murciélagos y con fobia al sol, por supuesto.

JÓVENES OCULTOS
Kiefer Sutherland recién despertado

Lo demás viene rodado, actores con papeles destacables cuyos personajes se antojan hasta entrañables (Edgar y Allan Frog los freaks hermanos que regentan la tienda de cómics) con una óptima interpretación de Corey Feldman en un contexto entre lo serio y lo surrealista que lo hace único, así como un jovencísimo Kiefer Sutherland como cabecilla de la banda en una jugada muy creíble y bien ejecutada.

Por cierto que el film también ha sufrido la fiebre de las SSS (secuelas sin sentido) pues atención a Jóvenes ocultos 2: Vampiros del surf’ (‘Lost Boys: The Tribe’, 2008) de P.J. Pesce  y no perdamos tampoco de vista ‘Jóvenes ocultos 3: Sed de sangre’ (‘Lost Boys: Thirst’, Dario Piana, 2010). Ambas para olvidar.

 

Más de veinticinco años después de su estreno, JÓVENES OCULTOS  de Joel SchumacherThe Lost Boys- sigue manteniendo su fuerza y originalidad, con un estilo propio que nada entre el humor negro y el terror lo cual hace que, acompañada de una magnífica banda sonora, esta película haya marcado a toda una generación de jóvenes que un día también estuvimos perdidos en esta versión oscura de la tierra de Nunca Jamás.

JÓVENES OCULTOS
Póster de JÓVENES OCULTOS (THE LOST BOYS)

 

 

Jess Ty

 

 

Deja un comentario

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar