Estás aquí
Home > CRÍTICAS > SITGES 2016 Parte II. Crónica del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2016

SITGES 2016 Parte II. Crónica del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2016

SITGES 2016 Parte II. Crónica del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2016

Saludos terrícolas, vamos a continuar con una segunda ronda de resúmenes del Festival de Cine Fantástico de Sitges 2016,  con críticas amenas y variadas, con algunas de las mejores y peores cintas que he visto en cualquier certamen de cine de terror (al que haya ido en mi puñetera vida).

 

PET

“Pet” es el primer largometraje del catalán Carles Torrens, realizador que nos dejó a todos con el culo torcido gracias a su corto “Sequence”. Con “Pet” tenemos lo que podría ser una comedia romántica pasada por el filtro perturbado de Rob Zombie, con un pardillo encarnado por Dominic Monaghan (pardillo también en “Lost” y en “El Señor de los Anillos”) que se enamora de una tía que como tiene dos dedos de frente le ignora y éste de aquello “de amor aunque te duela” pues la encierra en una jaula a ver si cambia de idea. Pero ojo, que la película es completamente enfermiza, un thriller psicológico jugado a muchas bandas que nos enganchará como espectadores y que ofrece un buen puñado de giros argumentales.

pet-carles

 

 

TENEMOS LA CARNE
Si cuando una película lleva cinco minutos se va una persona, igual es que tiene un apretón, si a los quince se van diez es posible que les coincidiera con otra proyección, pero cuando a los treinta son casi medio centenar de personas es que la cosa no va bien. “Tenemos La Carne” es el primer proyecto de Emiliano Rocha que torpemente intenta imitar a Pasolini, quedándose a una distancia abismal y logrando un filme donde en un paraje postapocalíptico (que bien podría ser una barranquilla cualquier para ir a pillar caballo) un menda obliga a una pareja de hermanos a pasar por todo tipo de prácticas sexuales y violentas. 80 minutos que parecen el triple en una sucesión de secuencias inconexas y absurdas que no sólo logran la repugnancia del espectador más curtido más por malas que por crudas sino algo mucho peor: su indiferencia, si tiene la ocasión de verla, mejor no lo hagan.

tenemos-la-carne

 

 

DETOUR
Christopher Smith firma “Detour”, uno de los más elegantes thrillers que he visto en años, y en concreto en el marco de Sitges, una original historia de venganza en la que su protagonista quiere vengarse de su padrastro al que culpa de la muerte de su madre, para ello y por culpa de una buena borrachera se encontrará en medio de una historia llena de violencia, con estructura de Road Movie con viaje a Las Vegas incluido donde se irán encontrando con una buena maraña de secundarios a cada cual más extraño y donde cabe destacar un guion lleno de humor negro y una dirección artística excelente con una secuenciación no lineal, pantallas divididas en dos para ver dos puntos de vista a la vez y saltos en el tiempo para ir sabiendo más detalles. No pasará a la historia, pero es muy buena.

Sitges

 

 

THREE
Muchas pelis orientales este año, quizás demasiadas, pero oigan que la mayoría han molado infinito como “Three”, donde Johnny To vuelve a sus años de “Vengeance” y nos brinda una historia de acción sin freno con algunas pinceladas de suspense ambientada en un hospital que bien podría ser un cruce entre “Infernal Affairs” y “Hard Boiled”, con un tercer acto brillante y una trama que combina al delincuente más buscado con el policía que más le odia y una doctora patosa que acaba en medio, si con la secuencia final no se pasan una semana meando sangre por culpa de la tensión que provoca es que no tienen sentimientos.

 

three-johnnie-to

 

 

HEADSHOT
Siguiendo con el cine oriental terminamos por hoy con “Headshot”, la nueva película de Iko Uwais, que igual así el nombre no les suena de nada, pero si les digo que es el menda que sirvió sendas ensaladas de hostias en las dos partes de “The Raid” fijo que ya se hacen una idea, pero “Headshot” es más de lo mismo pero partiendo de la base de un protagonista amnésico que tiene algo que ver con una de las familias del crimen más peligrosas que encima están aprovechando para ampliar su negocio. Vamos nada nuevo bajo el sol, pero con esta película el bueno de Iko demuestra que también tiene expresiones faciales y que no acudió al seminario Steven Seagal para estrellas de acción. Sumen a todo esto peleas a cuchillo, preciosas puestas de sol mientras un montón de cacos son acribillados, una prota femenina con más pelotas que todo el reparto conjunto de “The Expendables” y una niña gritona que no estorba, es más la cambian por un husky siberiano y su peso en la trama es la misma. De lo más apreciable del festival. Cine de acción con mayúsculas y hecho con cariño.

 

Sitges 2016

Txema Sáez

 

 

 

Deja un comentario

Top

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar